Didier Dutour, responsable del área de Libros y Traducción del Instituto Francés y encargado de promover la cultura francesa en el extranjero, es uno de nuestros invitados internacionales del sector editorial que participará en el MICA 2015. La siguiente entrevista muestra la situación del libro y las editoriales independientes en Francia, que día a día tienen que abordar situaciones no tan distintas a las que se enfrenta el sector editorial argentino.

Hoy a las 15:00 hs se celebrará en el Auditorio 6 del piso 6 del CCK la charla editorial: “¿Cómo combatir la concentración y fortalecer al sector independiente? que contará con la participación de Steve Bercu (Asociación de libreros independientes, EEUU), Didier Dutour (Institut français, Francia) y Laurence Hughes (Alianza internacional de editores independientes, Francia). A continuación les compartimos una entrevista que le hicimos a uno de los integrantes de la mesa, el señor Didier Dutour.

¿Qué leyes existen en Francia para neutralizar la concentración del sector editorial?

Los datos de 2014 demuestran que en todo el mundo las diez mayores editoriales acumulan el 54% de la facturación global. Esta concentración se da, principalmente, en las publicaciones relacionadas con el mundo de la educación, es decir libros de texto y universitarios. El gobierno francés tiene a regular el mercado, para que exista una competencia leal entre productores, permitiendo que los pequeños y medianos puedan acceder a la distribución en igualdad de condiciones.

¿Qué tipos de regulaciones implementa?

En Francia tenemos la ley Lang, que en 1981 instauró el sistema de precio único en el país. Esta ley  estipula que solo se puede realizar un descuento máximo del 5% sobre el precio determinado por el editor, lo cual ha permitido la supervivencia de la red de librerías independientes. A su vez, el precio fijo promueve la igualdad de los ciudadanos frente al libro, ayuda al sostenimiento de una red descentralizada de distribución y sustenta el pluralismo en la creación y la edición.

Por lo que usted comenta las relaciones entre el Estado y las Industrias culturales en Francia son muy estrechas.

Nuestro ex Ministro de cultura dijo una vez sobre el cine: “es un arte y también una industria”. Esto puede hacerse extensible al resto de las industrias culturales. En Francia hay una verdadera unidad política entre el Estado y la Cultura, y a nadie se le ocurriría poner en cuestión las regulaciones que, por otro lado, han demostrado ser una fortaleza para nuestras industrias culturales.

¿De qué se encarga exactamente el área que usted dirige?

El Instituto Francés apoya la traducción de libros franceses a idiomas extranjeros, organiza cursos de formación para jóvenes traductores y promueve autores franceses en el extranjero.

¿Cómo percibe el mercado editorial francés la literatura argentina?

Muy bien. Argentina fue el invitado de honor en el Salón del Libro de París y tuvo una fuerte exposición en los medios. Además, los autores argentinos atraen muchos lectores en Francia.

¿Qué expectativas le genera el MICA 2015?

Muy positivas. Creo que una política pública equilibrada permite un clima de estabilidad y un ecosistema creativo e industrial para que los emprendedores puedan desarrollarse.