El crecimiento exponencial del sector videojuegos

El sector videojuegos contó con 1900 reuniones de negocios en las cuales se incentivaron la colaboración y coproducción en el desarrollo de videojuegos. Asistieron 140 vendedores, 20 compradores nacionales y 20 compradores internacionales de Colombia, Chile, Uruguay, Perú, Paraguay, Brasil, México, España, Países Bajos y Estados Unidos.

Durante el evento se realizaron unas 25 actividades relacionadas con el sector: talleres de uso responsable de los videojuego, diseño de niveles orientados para chicos, disertaciones, mesas redondas, performances y hasta una reunión de producción en vivo para mostrar el trabajo de un estudio profesional. Entre los disertantes se contó con la participación de Veronica Zammitto, Rami Ismail, Jesus Fabre, Simon Lee, Daniel Benmergui, Juan Linietsky y el estudio Sixth Vowel.

La muestra de videojuegos Game On. El Arte en Juego! estuvo a cargo de la galería de arte Objeto a y puso el foco en la interrelación entre arte-videojuego-sociedad, mostrando la forma en que el dispositivo videojuego tiene incidencia: comunicación, política, educación, salud, entretenimiento y experimentación artística. Participaron en la muestra una selección de 5 obras en proceso, creaciones de artistas tecnológicos y desarrolladores de videojuegos.

El testeo de 5 proyectos seleccionados de videojuegos, a cargo del licenciado en psicología Germán Beneditto, constituyó un aporte importante al crecimiento de la calidad de los desarrollos del país.

El ciclo de las 14 comunidades organizadas de videojuegos de Argentina fue uno de los logros más evidentes de este sector. Durante el cilco, 14 representantes de las comunidades intercambiaron experiencias y saberes en dos jornadas. El encuentro culminó con una presentación de cada comunidad al público general.

En la Cúpula del CCK se celebró la fiesta de videojuegos, que contó con la participación de músicos y artistas destacados que realizaron sobre el escenario una impactante performance alrededor del mundo de esta industria que cada tiene más relevancia.

En los últimos años, y gracias a las políticas del Estado, se ha empezado a hablar del videojuego como una industria nacional. Este sector –caracterizado por su transversalidad, puesto que cruza elementos del diseño, de la música, del audiovisual y de la programación– no sólo ha tenido que adaptarse a nuevos soportes como internet (en especial a partir de la explosión de las redes sociales) o dispositivos móviles, sino que ha empezado a manifestar un cambio sustancial en su producción. Varias empresas argentinas que sólo brindaban servicios de desarrollo para terceros, están creando actualmente juegos con propiedad intelectual (entendidos éstos como los videojuegos propios del developer, sea éste una empresa o un emprendedor).

Ante el auge de productores se hace evidente la necesidad de crear redes de comunicación y de generar debates sobre la comercialización, la adaptación a las tendencias de un mercado altamente competitivo, la creación de estatutos jurídicos que se adecúen a este tipo de creaciones o la inversión y el testeo de proyectos independientes. El MICA ofreció un espacio de reflexión e intercambio donde los productores pudieron participar en charlas, conferencias, rondas de negocios y sesiones de juego, con el objetivo de generar un diálogo necesario entre los hacedores de una industria nacional del videojuego que recién comienza.