El sector editorial se vio diversificado, organizado y fortalecido. Con un protagonismo de las pequeñas y medianas editoriales, se registraron 2500 rondas de negocios con más de 450 vendedores y 60 compradores, incluyendo librerías, distribuidoras, agentes de derechos y responsables de compras estatales.

Entre los compradores se contabilizaron unos 40 internacionales, procedentes de países como Brasil, Colombia, México, Bolivia, Uruguay, Chile, Ecuador, Perú, Estados Unidos, Israel, Islas Canarias, Alemania, Francia y España. Los participantes concretaron acuerdos de coedición y ventas tanto de libros físicos, como de derechos de traducción de autores nacionales.

En el MICA participaron 18 editores integrantes de la Alianza internacional de Editores independientes y su presidenta y se llevaron a cabo las Segundas Jornadas Latinoamericanas de Coedición, durante las cuales los editores argentinos pudieron compartir y enriquecerse con sus conceptos y experiencias.

Se realizaron seis conferencias, que abarcaron temas diversos: la concentración del sector editorial y con qué políticas públicas combatirla; cómo fortalecer al sector independiente; el futuro del libro en papel y digital y nuevas estrategias de la comunicación digital dirigido a proyectos editoriales. Entre los conferencistas nacionales e internacionales destacamos la presencia Steve Bercu (Asociación de libreros independientes, EEUU), Didier Dutour (Institut français, Francia), Laurence Hughes (Alianza internacional de editores independientes, Francia), Valeria Huerta (Capel & Land, Reino Unido) o Daniel Divinsky (fundador de Ediciones La Flor).

El Foro federal de editoriales y revistas contó con la asistencia de editores emergentes de todo el país, y se dictaron talleres sobre distribución, comercialización, diseño editorial, propiedad intelectual y políticas públicas. Además, En la Tienda MICA 90 editoriales inscriptas en el MICA pudieron comercializar sus libros ante una gran circulación de público.