El sector de los videojuegos se está revelando como uno de los más dinámicos en el ámbito de los contenidos digitales. Game BCN es una incubadora de proyectos de videojuegos de Barcelona, que nace para profesionalizar equipos de desarrollo de juegos surgidos, principalmente, de los cursos de formación universitaria. Charlamos con Pere Torrents, economista especializado en comercio internacional, tecnología y videojuegos, y parte del equipo de de Game BCN. Su socio, Simon Lee será uno de los invitados del sector videojuegos del MICA 2015.

¿Qué hace exactamente Game BCN?

En Cataluña hay desde hace años diversos posgrados y masters que forman profesionales en el sector de los videojuegos. Uno de nuestros principales objetivos es apoyar y garantizar la continuidad de los proyectos con mayor potencial que surjan de estos programas universitarios especializados, y acompañarlos para que puedan constituirse en nuevas startups.

¿Y cómo se logra esto?

Dirigiendo a los distintos equipos de desarrollo seleccionados a través de los distintos hitos: constitución de la empresa, fundraising, time to market, monetización y procedimientos de marketing. A grandes rasgos, en Game BCN pretendemos cubrir el eslabón perdido entre los proyectos finales de la enseñanza académica oficial y el mundo empresarial.

¿Cómo seleccionan los proyectos?

Se seleccionan hasta 10 equipos en base a la calidad de su proyecto, su capacidad de ejecución y el feedback de sus tutores, entre otros criterios. Luego, durante 4 meses los equipos seleccionados están instalados en el Barcelona Growth Centre y reciben formación y apoyo por parte de reconocidos profesionales de la industria.

¿Cuentan con ayudas públicas para el financiamiento de los proyectos?

El Instituto Catalán de las Industrias Culturales nos da apoyo financiero y nosotros con eso becamos a los desarrolladores seleccionados para que puedan centrarse en su proyecto.

¿Cómo se percibe el mercado argentino de los videojuegos en España?

Como un sector muy activo. El caso de Preguntados es paradigmático. Creemos que hay mucho talento. Prueba de esto es que grandes estudios tienen sus sedes en Buenos Aires y que además, y esto es lo más importante, hay muchos desarrolladores independientes con proyectos muy interesantes.

¿Qué le dirías a los desarrolladores que están empezando?

Les diría que lo importante no es solamente la idea, sino cómo se lleva a cabo. Eso significa rodearse de un equipo con muchas aptitudes. El producto no es el rey. Un juego sin una buena comunicación no va a ningún sitio. A veces solo se necesita un pequeño cambio en el modelo de negocio para conseguir que un juego se vuelva un éxito.

¿Qué expectativas te genera el MICA?

Me gustaría establecer contactos con empresas y proyectos locales en vistas a posibles incubaciones en Barcelona. Y quizás repetir el modelo y abrir un Game Buenos Aires. Hay mucha industria en Argentina. Tenemos muchas esperanzas puestas en este evento.