Sector música

La industria de la música en Argentina gira alrededor de un producto intangible y fundamental en la identidad cultural local: la obra musical; conductora de idiosincrasias regionales, estéticas de época y tradiciones históricas.

El artista es el eje central de esta industria y su desarrollo profesional está ligado a diversos actores: sellos discográficos (editores y distribuidores), representantes (managers), productores (bookers), técnicos de sonido (vivo o estudio) y múltiples servicios abocados a la música (diseño, comunicación, audiovisual, etc).

Según la “Encuesta de consumos culturales y entorno digital” realizada por el SINCA, escuchar música es la práctica cultural más extendida, ya que el 99% de la población lo hace diariamente. Todos escuchamos música: mujeres y hombres, adolescentes, adultos jóvenes y mayores, clases bajas, medias y altas.

Las nuevas tecnologías han hecho posible que los músicos tengan a mano una nueva herramienta de circulación y promoción: la autogestión. La aparición de las redes sociales, páginas web y estudios de grabación de acceso más directo, e incluso las plataformas de financiamiento colectivo y los medios de comunicación, entre otras variables, han servido de soporte para el desarrollo, producción, difusión, promoción y comercialización de trabajos musicales. El desarrollo tecnológico ha quebrado los modelos de negocio establecidos y el monopolio de un mercado que no ha sabido leer e interpretar los cambios de los últimos veinte años en esta industria. Hoy día miles de obras llegan al público ya no solamente en formato físico, sino también digital, en modalidades pagas o gratuitas.

Como respuesta y frente al complejo escenario de una carrera extremadamente competitiva, muchos artistas han decidido mantener una esencia propia, sin ajustarla a parámetros comerciales estrictos solamente en busca del rédito económico. El éxito, podría decirse, está basado en una búsqueda, individual o colectiva, sobre aquello que se quiere transmitir y, no por ello, dejar de lado la calidad ni las posibles ganancias.

El MICA brinda herramientas para la profesionalización de los protagonistas de este sector industrial, facilitando además el encuentro con profesionales de todo el mundo (programadores de ferias y festivales, sellos discográficos, agencias de booking y management, entre otros) con el objetivo de alcanzar una mayor y mejor circulación de las obras locales a nivel nacional, regional e internacional.

  • Representante (manager, booking)
  • Producción (programación, curaduría)
  • Festival
  • Sala de concierto
  • Sello discográfico / distribución
  • Servicios afines
  • Cámaras, agrupaciones, asociaciones